La Educación Financiera es una herramienta que permite proteger al consumidor financiero, reduciendo el riesgo de pérdida de recursos y los costos de transacción que implican las malas decisiones. Existe una relación clara entre una mayor inclusión financiera y el nivel de formalización de la economía, lo que se traduce en una mejora sobre los índices de desigualdad.

ANSES se propone sensibilizar a la población acerca de la importancia de educarse financieramente y brindar herramientas para mejorar los conocimientos y hábitos de las personas a la hora de manejar sus finanzas personales y familiares y entablar relaciones más eficientes con el sistema financiero formal.

En esta sección se presentan diversas herramientas y recursos para colaborar con la educación financiera de los ciudadanos argentinos.

Tarjeta de débito

¿Qué es?

Las tarjetas de débito son un medio de pago y tienen como principal atractivo que es muy fácil mantener un control de lo que se gasta con ellas.

Con las tarjetas de débito es imposible endeudarse, a diferencia de sus “hermanas” las tarjetas de crédito, ya que cuando comprás un artículo en un comercio o sacás dinero en efectivo del cajero, el dinero se retira automáticamente de la cuenta asociada a la tarjeta. Si no hay suficiente dinero en la cuenta la operación no se puede realizar.

¿Qué puedo hacer con una tarjeta de débito?

  • Extraer dinero de cajeros automáticos.
  • Comprar en comercios o establecimientos adheridos.
  • Cash back. Si necesitás dinero en efectivo en lugar de tener que ir al cajero automático podés solicitarlo, por ejemplo, en comercios habilitados al realizar una compra.

Algunas ventajas de utilizar la tarjeta de débito

  • Devolución del IVA. Quienes cobran determinadas prestaciones de la Seguridad Social pueden obtener la devolución del 15% del valor de la compra.
  • Descuentos. Los descuentos con tarjetas determinados días de la semana en ciertos comercios es una modalidad extendida, que desaparece en época de liquidaciones por temporada y vuelve con todo para cada fecha especial, como Navidad o el Día de la Madre. Es importante aclarar que los descuentos los realiza el banco, no el comercio.
  • Seguridad. Cargar en la billetera con la tarjeta de débito es más seguro que hacerlo con billetes, sobre todo si se quiere comprar por montos grandes.
  • No tiene costo. Otra de las ventajas de usar el débito es que es sin costo. A diferencia de la tarjeta de crédito, la de débito no tiene costo de renovación. Los bancos y comercios no cobran comisiones ni intereses por su uso.
  • Porque no se queda sin dinero. Podés afrontar pagos con tarjeta siempre y cuando tengas fondos en tu cuenta. Es la solución a la falta de dinero en los cajeros automáticos, sobre todo, los fines de semana.
  • Porque no hace falta cambio. Un problema de los comercios en Argentina es la falta de cambio para dar vuelto. Con la tarjeta de débito se evita el problema de la falta de billetes chicos y monedas.
  • Por el control de gastos. Usar la tarjeta de débito permite tener un mejor control de gastos, ya que es imposible hacer compras por un monto mayor al que existe en la cuenta del titular.

Tarjeta de crédito

¿Qué es?

Es un plástico que te permite realizar pagos “a crédito”, comprando en comercios, sacando dinero en efectivo desde un cajero automático o a través de transacciones electrónicas. Esto es posible gracias a que previamente firmás un contrato con el banco que emitió la tarjeta.

Los pagos, transferencias y avances que hagas con tu tarjeta de crédito es plata que el banco te va prestando y deberás devolver con intereses, comisiones y otros gastos cobrados por el banco.

Consejos para usar adecuadamente la tarjeta de crédito

Es importante que uses la tarjeta de crédito sólo si realmente lo necesitás, o en casos que el comercio te ofrezca descuentos o promociones convenientes por pagar con ella. Es importante:

  • Informarse bien. Antes de solicitar o aceptar una tarjeta de crédito, informate bien de las tasas de interés y las comisiones, comparalas entre las entidades financieras y elegí la que se ajuste a tus necesidades y posibilidades económicas.
  • Usar las tarjetas necesarias. Es recomendable poseer sólo la cantidad de tarjetas de crédito que realmente necesitás y que se adapten sobre todo a tu capacidad de pago.
  • Retirar efectivo sólo en casos de emergencia. Las tasas de interés que las entidades financieras cobran son altas cuando se retira efectivo. Por ello, es recomendable retirar sólo cuando sea realmente urgente para no alterar los presupuestos.
  • Orden de los pagos. Cuando se adquiere una tarjeta de crédito lo ideal es emplearla de manera responsable y ordenada. De ahí que resulte aconsejable que los pagos mensuales no excedan el 30% de los ingresos personales.
  • En lo posible, pagar la totalidad del resumen mensual. Los especialistas señalan que es adecuado acostumbrarse a pagar más del monto mínimo, idealmente la totalidad del mismo, ya que se terminará de cancelar la deuda en menor tiempo y los montos por intereses pagados serán más bajos.
  • No emplear para otras deudas. Nunca pague las deudas de una tarjeta de crédito con otra porque los intereses pueden resultar elevados.

En resumen, tener una tarjeta de crédito brinda más seguridad que tener todo el efectivo en tu billetera. No obstante, guardala en un lugar distinto al de tu DNI.

¡Cuidado! Corrés el riesgo de no poder controlar tus gastos. Tener la tarjeta siempre a mano puede llevarte a endeudarte de más.

Cajeros automáticos

¿Cuál es la función del cajero automático?

Los Cajeros Automáticos (ATM) son máquinas dispensadoras de dinero activadas mediante una tarjeta y una clave secreta personal (PIN) que identifica a un usuario. Cuentan con mecanismos de seguridad para permitir que sólo quien disponga de dicha tarjeta pueda realizar operaciones.

¿Qué puedo hacer en un cajero automático?

  • Extraer de dinero en efectivo.
  • Depositar de dinero en la cuenta mediante un sobre, normalmente proporcionado por el propio cajero, en el que introduce el dinero en billetes o un cheque.
  • Realizar transferencias a otras cuentas.
  • Consultar e imprimir el comprobante con el saldo de la cuenta.
  • Realizar pagos de servicios.
  • Cambio de su PIN y gestionar otras claves, por ejemplo, la requerida para operar en tu homebanking.
  • Recarga de crédito para su teléfono celular.

Algunas ventajas de utilizar cajeros automáticos:

  • Acceso a tu dinero las 24 horas, los 365 días del año.
  • No tenés que hacer filas para retirar dinero.
  • Las transacciones que realices en Cajeros Automáticos con tu tarjeta de débito son gratis en tu cuenta sueldo. En otras cuentas es probable que tengas límites de extracción.
  • Amplia red de cajeros automáticos en el territorio nacional para que puedas realizar tus transacciones con tu tarjeta de débito sin costo, a cualquier hora y en cualquier lugar del país.

Créditos personales

¿Qué es un crédito?

Es un préstamo de dinero que otorga una entidad bancaria, financiera o un organismo, con un determinado plazo de devolución y a una tasa de interés acordados previamente.

¿Qué es la tasa de interés de un crédito?

Cada vez que una entidad te presta fondos, te cobra un precio por la plata prestada, expresada en un porcentaje del monto total entregado. Para saber qué entidad te conviene más, debés comparar las tasas que te ofrecen y los otros gastos y condiciones disponibles.

¿Qué diferencia hay entre una simulación y una cotización de un crédito?

La simulación es sólo referencial y te entrega una idea general de cuánto te costaría un crédito y bajo qué condiciones podrías hacerlo. En cambio, si vas a la entidad, consultás en detalle y evalúan tu riesgo comercial con la información que entregas, haciéndote una oferta específica, eso es una cotización.

A diferencia de una simulación, la cotización es obligatoria para el banco, quien deberá respetar esos términos. Por regla general tienen una vigencia de 7 días.

Algunos consejos si decidís tomar un crédito:

  • Solicitá varias cotizaciones y comparalas.
  • Tené en cuenta el valor de la cuota y cuánto afecta a tu ingreso mensual.
  • Considerá el costo total del crédito (Costo Financiero Total).
  • Reflexioná si lo necesitas realmente.
  • Preguntate si podes pagarlo.

Presupuesto personal y familiar

¿Qué es?

Un presupuesto es el registro de dinero que está ingresando al hogar, así como del que está saliendo. Si no registrás los movimientos de dinero, no podrás controlar ni saber si estás siendo cuidadoso o estás gastando más de lo que ganás. El presupuesto es la mejor manera de organizar las cuentas.

Ingresos

Los ingresos son las entradas de dinero o recursos de la familia. En el presupuesto se debe registrar todo el dinero que se recibe como ingreso, ya sea frecuente o no frecuente.

Gastos

Los gastos son los distintos usos que se le dan al dinero. Estos pueden ser necesidades, obligaciones o gustos personales. Registrando y organizando cada uno de tus gastos, podrás saber en qué se va el dinero. Este registro también es útil para saber cuánto dinero se necesita para vivir por un tiempo y si existen gastos que se puedan moderar.

En tus gastos, aprendé a diferenciar necesidades de deseos. Las primeras son gastos indispensables para vivir, que no se pueden negociar, ignorar ni aplazar, como por ejemplo la alimentación, el pago de alquiler y de impuestos. Por otra parte, los deseos son gastos que a veces queremos hacer, pero que no son necesarios para vivir por lo que se pueden dejar para después o no hacerlos, como por ejemplo un celular costoso, ropa de una marca exclusiva, etc.

Algunos consejos para organizar tu presupuesto:

  • Identificá y anotá todos los ingresos del hogar
  • Identificá y anotá todos los gastos del hogar.
  • Guardá los recibos o facturas
  • Sumá todos los ingresos por un lado, y todos los gastos por otro. Al total de los ingresos, restale el total de los gastos.

Si te sobra dinero, recordá que tener dinero disponible es el primer paso para ahorrar, planear el futuro y progresar.

Si no te sobra ni te falta, te recomendamos que moderes tus gastos para evitar endeudarte ante gastos inesperados.

Si te falta, ¡alerta! Eliminá todos los gastos innecesarios, no gastes más de lo que ganás.

Deudas buenas y deudas malas

¿Qué es una deuda?

La deuda es un compromiso de pago obligado entre dos entidades (persona, grupo, empresa, Estado).

¿Qué son las deudas malas y las deudas buenas?

Se trata de una distinción informal pero cada vez más utilizada que puede ayudarte a decidir de contraer nuevas deudas.

¿Cuáles son las deudas malas?

Son aquellas deudas que tienen intereses muy elevados, largos plazos de devolución y las que se utilizan para compras improductivas (bienes o servicios que se consumen con gran rapidez y no generan beneficios duraderos).

¿Cuáles son las deudas buenas?

Son las que sirven para adquirir bienes o servicios que aumentan tu bienestar o tus perspectivas para el futuro. Los que aumentan de valor con el tiempo (los inmuebles), los que ayudan a mejorar tus oportunidades (educación) o los que sirven para generar ingresos (equipamientos para un taller, profesión).

Los créditos personales suelen tener intereses menores que la tarjeta de crédito, que es una financiación con intereses muy elevados. El sobregiro o descubierto (gastar más de lo que tenés en la cuenta) es la financiación bancaria más costosa de todas. Aún menos recomendables son los préstamos rápidos sin avales, que parecen una forma fácil y rápida de conseguir plata, pero que cobran unos intereses elevadísimos y no están tan controlados.