Archivos de "Pensiones no contributivas"

Un sistema previsional amplio e inclusivo

Por estos días se hizo público un informe desarrollado por el Banco Mundial donde se destacan los niveles de cobertura social, el valor promedio de las prestaciones y las políticas de redistribución del ingreso del sistema previsional argentino, al que colocan entre los principales de Latinoamérica por su amplitud y carácter progresista.

El estudio compara la evolución de los sistemas previsionales en 18 países de la región, y elogia la política de inclusión previsional desarrollada por Néstor Kirchner que logró la incorporación de más de 2,7 millones de personas al sistema de jubilaciones y pensiones.

“La ampliación del universo alcanzado benefició a la población más vulnerable: el primer quintil de ingresos, es decir, el 20 por ciento más pobre, y a las mujeres”, puntualizó Ignacio Apella, uno de los editores del informe denominado “Más allá de las pensiones contributivas”.

“Argentina ocupa el primer puesto en la región en lo que respecta a la cobertura de la población adulta del primer quintil, con el 85%, mientras que en 12 de los 18 países analizados la proporción para los mayores de 65 años es menor a 10 por ciento”, destaca el estudio.

Así, el Banco Mundial destaca que Argentina y Bolivia ocupan el primer lugar con un nivel de cobertura del 91%, tomando datos del año 2010. En el último relevamiento presentado por la ANSES, demuestra que esa cifra se superó alcanzando al 94,6%.

En diciembre de 2003 había en el país 3.158.164 jubilados y pensionados, mientras que a fines de 2013 llegó a 5.903.589, lo que significa un aumento del 87%.

Por otra parte el informe resalta que Argentina abona los beneficios promedios más altos en relación a la línea de pobreza (3,5 veces), a diferencia de otros países, como Bolivia, Colombia, Ecuador, El Salvador y México que no alcanzan a ofrecer un 50% por encima de la línea de pobreza; y otros como Brasil, Chile, Panamá y Paraguay que ofrecen beneficios cercanos a este valor.

Todos estos logros fueron posibles gracias a la decisión política y el coraje de Néstor Kirchner, primero y de Cristina, después. Medidas como la inclusión jubilatoria, la Ley de Movilidad que garantiza dos aumentos anuales en los haberes previsionales, y la estatización de los fondos que eran administrados por las ex AFJP fueron claves para el redireccionamiento del sistema, en busca de una cobertura social más eficaz, solidaria e inclusiva.

Este informe desarrollado por un organismo internacional no hace más que confirmar los resultados de una gestión que trabaja por un Estado presente, activo y solidario con los sectores que más lo necesitan. Y con ese objetivo seguimos trabajando, por el crecimiento de un país cada vez más igualitario.

Avanzar con responsabilidad, informar con responsabilidad

El auditor general de la Nación y dirigente de la UCR, Leandro Despouy, publicó esta semana en un diario argentino un artículo titulado “La ANSES estafa a sus beneficiarios”. Dada la cantidad de mentiras allí vertidas y la relevancia del cargo político que ostenta, corresponde una respuesta institucional clara. Porque el funcionario radical vive de y para conservar su cargo. Pero se olvida de que es un cargo de control. Y, lo que resulta más preocupante, desconoce sus procedimientos básicos, demostrado esto en una redacción imprudente y plagada de imprecisiones.

* En su nota de opinión, el Sr. Despouy afirma que las operaciones financieras realizadas por el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) implican una “descapitalización del patrimonio público” comprometiendo “su solvencia futura”. Justo un día después de que la Anses informara el valor del FGS al 30 de enero de 2014, que alcanzó los 365.358 millones de pesos (46.247 millones de dólares). En diciembre de 2008, las AFJP habían transferido 98.082 millones de pesos (25.811 millones de dólares). Los activos del sistema crecieron un 275 por ciento en pesos y un 79,2 por ciento en dólares. ¿Dónde está la descapitalización?

* La Anses no hace política monetaria, no ha vendido nunca un título público por debajo de su valor de mercado ni ha realizado ninguna operación con un objetivo distinto al que tiene para la administración de estos fondos. El FGS sólo opera instrumentos financieros con oferta pública en mercados regulados por la Comisión Nacional de Valores. En consecuencia, estas operaciones se realizan a precio de mercado, con rendimientos de mercado a través de cinco bancos autorizados por el Banco Central.

* También dice que los “recursos en su totalidad debieran ser utilizados únicamente para efectuar pagos a los beneficiarios del sistema previsional”. Ello es inexacto, ya que el Decreto 2103/08 establece como una de las finalidades del FGS contribuir “de acuerdo a criterios de seguridad y rentabilidad adecuados, al desarrollo sustentable de la economía nacional, a los efectos de garantizar el círculo virtuoso entre el crecimiento económico sostenible, el incremento de los recursos destinados al SIPA y la preservación de los activos de dicho Fondo”.

Sería bueno que el dirigente radical conociese que el FGS realiza inversiones en proyectos productivos y de infraestructura, impulsando la creación de trabajo registrado. De esta manera, se generan mayores recursos hacia el sistema previsional y sinergias entre diferentes ramas de actividades.

* El Sr. Despouy se pregunta “cuánto perdieron en pocos días nuestros jubilados con la liquidación de bonos dolarizados de la Anses”. Inquieta la ausencia de fundamentos técnicos y comprobables que, por su cargo, debería conocer. Entre 2008 y 2014, la composición de la cartera reflejó un crecimiento de la participación de los instrumentos nominados en dólares, pasando del 14,3 por ciento al 38,5 por ciento. De esta manera, se dan de baja las especulaciones de medios y comunicadores que anunciaban la venta de títulos nominados en dólares durante enero.

* El Sr. Despouy también cuestiona el balance de la Anses, afirmando que “la AGN no ha podido expedir dictámenes favorables sobre la ejecución presupuestaria en la mayoría de los ejercicios”. La Anses ha presentado respuesta en tiempo y forma a todos los pedidos, tanto de la AGN como de otras instancias de control. Todas las operaciones del FGS deben ser aprobadas por su Comité Ejecutivo a través de actas que se publican periódicamente en la web.

Esta afirmación del Sr. Despouy esconde además lo realmente importante. El día 22 de mayo de 2013, la AGN, en sesión ordinaria, aprobó con opinión favorable el informe de la cuenta de inversión de la Anses, correspondiente al ejercicio 2011. Esta fue la primera vez, desde la creación del organismo hace más de 20 años, que los estados contables de la Anses son aprobados. La opinión favorable abarca una adecuada exposición de los estados contables, la solvencia de la previsión presupuestaria así como una favorable evaluación de los procesos operativos que sustentan las cuentas del organismo. Cuando gobernaba la Alianza, la Anses no tuvo ningún balance aprobado por la AGN.

* Por último, el funcionario radical afirma que el futuro del sistema previsional está en juego como consecuencia de la deuda contingente de los juicios, lo cual es absolutamente falso. Gracias a la Ley de Movilidad, el problema de los juicios previsionales se encuentra en reducción y la inmensa mayoría de los nuevos jubilados no hace juicio porque el mecanismo de actualización de los haberes ha dado mejores resultados que las variables que suelen tomarse en comparación. Por este motivo, de los 333.141 nuevos jubilados de 2013, sólo 772 iniciaron juicios, o sea el 0,2 por ciento. Además, la cantidad de juicios en stock viene reduciéndose en forma continua. En el año 2013, se abonaron 39.448 sentencias, un 55 por ciento más que en 2012, lo cual implica un record histórico, que volveremos a superar en 2014, ya que se cuenta con una asignación presupuestaria de $ 6.700 millones.

En la nota se menciona que “el FGS ha pasado a transformarse en un depósito de deuda pública, donde se dejan papeles de menor o nula rentabilidad”. Esta afirmación es falsa, dado que todas las suscripciones primarias que realiza la ANSES se realizan a precios de mercado y rentabilidad de mercado, el FGS no se convirtió en un “depósito de deuda pública”, ya que el aumento de la participación fue mínima pasando del 58,6% (2008) a 63,6% (2014). Además es importante que el Sr. Despouy sepa que los Títulos Públicos, medidos a través del Índice del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC), se transformaron en los instrumentos con mejor rendimiento desde la creación del FGS (+721%) por encima del Merval (+557%), el S&P500 (+458%) y los Plazo Fijos (197%).

Conclusión: al dirigente radical le molesta ideológicamente este modelo de inclusión. Pero esto es entendible, ya que en el ejercicio democrático, el disenso sobre la política es la esencia de éste. Por ejemplo, yo no avalaría un recorte del 13 por ciento ni congelaría las jubilaciones, pero él sí. Durante el gobierno de la Alianza, la inversión que se hacía en nuestros jubilados y pensionados era del 7,6 por ciento del PBI, sólo el 66 por ciento de los adultos mayores podían jubilarse, y el haber mínimo no fue modificado ni una sola vez.

Sin embargo, como decía el presidente Perón, la única verdad es la realidad, y en este proceso iniciado por Néstor Kirchner y continuado por Cristina Fernández de Kirchner, la inversión social que hace la Anses es un 12,2 por ciento del PBI, la cobertura previsional es del 94 por ciento (2,6 millones de nuevos jubilados y pensionados), y el haber mínimo se aumentó 23 veces, desde los 150 pesos de mayo de 2003 hasta los 2757 pesos de 2014.

Dónde no puede haber disenso es en sostener las responsabilidades institucionales que nos competen. Como director ejecutivo de la Anses, fui 18 veces al Congreso a informar sobre el FGS. Los informes son públicos, así como las actas del Comité Ejecutivo donde se deciden las inversiones. Pareciera que el Sr. Despouy desconoce esto o intenta intencionalmente engañar al lector con información falsa.

Todavía faltan cosas en la Argentina, pero es mucho el camino recorrido. Los argentinos hemos dado un paso enorme al recuperar un sistema previsional público, de reparto y solidario. Lástima que ningún legislador de la UCR haya acompañado la Ley N° 26.425 de estatización de los fondos de las ex AFJP. Esperemos en el futuro un mayor acompañamiento, porque todo lo que se ha hecho ha sido exclusivamente en beneficio de los jubilados y pensionados. Así lo demuestran los hechos, que son la realidad efectiva de nuestro compromiso con la justicia social.

 

 

 

ANSES realizó pago récord de sentencias

Durante el año 2013, la ANSES resolvió una cifra récord de 39.448 casos correspondientes a sentencias previsionales, por reajustes de haberes y otorgamientos o rehabilitaciones, lo que implicó el pago de $5.751 millones.

Esto significa que se ha resuelto un 55% más de casos, con un incremento de 14.065 sentencias más respecto al año 2012, y el pago adicional de $2501 millones respeto a ese mismo período.

Por otra parte es importante destacar la merma en la cantidad de nuevos juicios sorteados por la Cámara Federal de la Seguridad Social contra la ANSES, que de 2009 a la fecha se redujo en un 62%, mientras que los juicios en los que el organismo es parte bajaron del 67% al 31%.

Si tomamos como referencia el grueso de jubilaciones activas, de los 5.930.161 jubilados que existen, solo el 4,8% se encuentra en juicio por reajuste de haberes.

El año pasado 333.141 ciudadanos obtuvieron su jubilación, de los cuales sólo 772 iniciaron juicio contra el organismo, lo que equivale a un 0,2% del total.

Esta gestión trabaja día a día para disminuir el stock de sentencias previsionales, y gracias a ese esfuerzo, hoy podemos decir que los juicios contra la ANSES están disminuyendo.

Además, las liquidaciones se realizan de forma transparente, respetando un orden de prelación que prioriza a los jubilados de edad más avanzada, a los juicios más antiguos y a los de menor haber.

Comparto con ustedes este video en donde donde brindo detalles de los avances en la resolución de sentencias jubilatorias.