Proyectos de inversión con rentabilidad social

Desde ANSES estamos sosteniendo muchos proyectos de inversión con rentabilidad social. Esta concepción implicó que redirigimos las inversiones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) priorizando la economía real y desvinculándola del juego financiero exclusivamente.
La Ley 26.222 incorporó un nuevo criterio de inversión que determinó la utilización de los activos del FGS para el financiamiento de Proyectos Productivos o de Infraestructura (Inciso “q”), con el objetivo de impulsar el desarrollo de la economía real, contribuyendo de esta forma al crecimiento de la economía en su conjunto.
En este sentido, la inversión en Proyectos Productivos creció 132% en términos interanuales, acumulando un incremento de 792,5% si se compara con la fecha de comienzo del SIPA.

Además de preservar los recursos destinados a la seguridad social y atenuar el impacto negativo que sobre el régimen de seguridad social pudiese tener la evolución de variables económicas y sociales, uno de los objetivos centrales que persigue el FGS es contribuir al desarrollo sustentable de la economía nacional.
Las inversiones del FGS, al estimular el mercado de capitales de largo plazo y los proyectos vinculados a la economía real, contribuyen a que ingresen mayores recursos hacia el sistema previsional, puesto que se fomenta el aumento del trabajo registrado, el nivel de inversión privada y el pago de impuestos (que constituyen además una de las fuentes de recursos que componen el presupuesto de ANSES). Esto a su vez contribuye a preservar y asegurar la sustentabilidad presente y futura del sistema previsional, y genera nuevos fondos para volver a ser invertidos en la economía real en cada nueva etapa del ciclo, atenuando el impacto financiero que sobre el régimen previsional público pudiera ejercer la evolución negativa de variables económicas y sociales.

Con respecto a las decisiones de inversión, son tres los criterios que se toman en cuenta las oportunidades y riesgos de cada inversión: seguridad, rentabilidad y transparencia. Con seguridad se alude a la naturaleza de los fondos que administra, de carácter previsional. Cabe destacar que una alta proporción de los activos que integran el fondo (como las obligaciones negociables o la mayoría de los fideicomisos) están calificados por las principales agencias de calificación con la categoría “Grado de Inversión” (Investment Grade). Por otro lado, la gestión de los activos que integran el FGS debe tener como objetivo indelegable la rentabilidad, dado que este criterio constituye la base para la sustentabilidad del fondo. Por último, la transparencia refiere a la obligación y el compromiso de ser eficientes y transparentes en el manejo de los activos que integran el FGS.
Pero la inversión en el sentido de rentabilidad social hace que el objetivo del crecimiento del FGS esté asociado fundamentalmente en generar externalidades positivas y efectos multiplicadores sobre la economía en su conjunto, principalmente a la generación de condiciones de inversión y empleo así como el impulso a las economías regionales y otros sectores estratégicos. También a posibilitar sinergias que se establecen entre diferentes ramas de actividades y a la reinserción de sectores postergados en la economía formal.
En este marco se destacan las inversiones realizadas en el sector energético (finalización de la central atómica Atucha II, construcción de centrales termoeléctricas, construcción y mantenimiento de centrales de generación eléctrica, el financiamiento del Plan Maestro de Recursos Hídricos, entre otros), que representan el 53% de los recursos destinados a Proyectos Productivos; y las inversiones realizadas en obras de infraestructura (para el soterramiento de la línea General Sarmiento, la pavimentación de rutas, etc.), que representan el 20% de las inversiones del Inciso “q”.
Asimismo, los fondos destinados como Incentivos a la Industria Automotriz se incrementaron de manera significativa, con el objetivo de mitigar el impacto negativo de la crisis financiera internacional ocurrida a fines de 2008.
Un dato elocuente de la dimensión social de la rentabilidad a la que aludimos es cuando observamos la evolución que han experimentado durante el periodo 2007-2010 algunas variables clave como el desempleo, la tasa de informalidad laboral o el número de aportantes al Sistema integrado Previsional Argentino (SIPA). 
Por último, es importante advertir que un componente importante de las inversiones en proyectos productivos (que representan el 10% de los recursos del Inciso “q”) es la referida al financiamiento de planes de construcción de viviendas o líneas de crédito hipotecario.
Lo expuesto pone de manifiesto que la finalidad del FGS es, por tanto, articular de forma virtuosa el estimulo a un modelo de desarrollo sustentable con la búsqueda de una sociedad más justa, inclusiva y equitativa. Ello es posible a partir del reconocimiento del nuevo rol y lugar otorgado al Estado, a partir de la fuerte convicción de que el Estado constituye un instrumento con gran poder de transformación social.

Comentarios

  1. Por Diego Bossio

  2. Por karina

  3. Por Liliana Freschi

  4. Por melina mandingorra

  5. Por Heriberto Pedro Velazquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>